Basilica de Buga

Atención, abrir en una nueva ventana. ImprimirE-mail

Historia de la Basílica de Buga

La palabra " Basílica" significa " Casa donde vive el Rey". La iglesia Católica le concede el título de "Basílicas" a unos cuantos templos muy célebres de Roma. Ahora en cada país el Santo Padre le concede dicho título a los templos más afamados y preferidos por los fieles.


Al nuevo Templo de Buga, le fue conferido este título por la Santa Sede de Roma. En 1875 al ver que el Templo estaba muy deteriorado,  el Sr. Arzobispo de Popayán resolvió traerse una comunidad religiosa para habitarlo y fue así como la comunidad de Padres Redentoristas fue recibida con gran alborozo y al poco tiempo con donaciones de los fieles, iniciaron la construcción, en la que tuvieron que empezar por fabricar allí mismo cuatro millones de ladrillos y doce mil arrobas de cal. Al oír el toque de las campanas todos los vecinos salían presurosos y al mando de los sacerdotes se iban al río a traer los materiales para la construcción.
La primera piedra la bendijo Monseñor Ortiz, Arzobispo de Popayán, y sirvió de padrino el Presidente de la República Dr. Rafael Núñez.
La Construcción del Templo duró quince años, se hizo durante tiempos difíciles de guerras, por ejemplo, la guerra de los Mil Días, etc.

El 2 de agosto de 1907 (Fiesta de San Alfonso , fundador de los Redentoristas), se procedió a la Solemne Bendición e inauguración a la que asistieron grandes personalidades entre ellas el Nuncio Apostólico o Embajador del Santo Padre Monseñor Ragonesi y el nuevo Arzobispo de Popayán, Monseñor Antonio Arboleda, además de infinidad de fieles devotos venidos de diferentes sitios del país.

A las 2 de la tarde empezó la impresionante procesión del traslado del Señor de Los Milagros de su antigua Ermita a su nuevo Santuario. Cincuenta mil personas se hicieron presentes, entre ellos todo el Clero con el Arzobispo.

Era un río desbordado de gentes devotas de todas las clases sociales, un espectáculo impresionante y conmovedor y un resonar de clamores, plegarias y vivas al Señor de los Milagros.

La emoción fue indescriptible cuando apareció la imagen abandonando su antigua y pobre Ermita para irse a aguardar y ayudar a sus devotos en su hermoso y amplio Templo.

El paso era llevado en hombros por sesenta y cuatro caballeros vestidos de rigurosa etiqueta, se turnaban de diez y seis en dieciséis, llevando las andas donde iba la imagen. La procesión duró varias horas y a la entrada del templo fue necesario extender doble fila de soldados para contener a la inmensa multitud que se aprestaba para estar cerca a la imagen.

En 1937 el Papa Pío XI por medio de su secretario el Cardenal Pacelli (futuro Papa Pío XII) expidió un Decreto concediéndole el Titulo de Basílica, debido a los numerosos milagros y al volumen de peregrinos que la visitaban (más de 800.000 anuales)

El Templo mide 80 metros de largo x 33 de altura. Entre las dos hermosas torres hay una estatua del Santísimo Redentor de 2 ½ mts de altura en hierro fundido. El Campanario consta de cinco campanas francesas. Es el mayor de la nación y el más sonoro. La campana del Milagroso, que da la nota Mi, pesa 1.111 Kgms, la del Perpetuo Socorro que emite el Fa sostenido pesa 778 Kgms, la campana consagrada a la memoria de Santa Teresa del Niño Jesús y que da la nota Sol pesa 548 Kgms. La más pequeña pesa 289 Kgms, y la monumental, construida en 1955, pesa 3 toneladas.

El reloj de la torre es de fabricación francesa y da las horas desde el 18 de Marzo de 1909.

ESTAMOS EN LA RADIO


AYÚDANOS A AYUDAR


PARA CANTAR Y REFLEXIONAR


VIDEO DE LA SEMANA

NUESTRA REVISTA


COMODIDAD Y ECONOMÍA


.

ESTUDIA UNA CARRERA


ENVÍANOS TU MENSAJE